Santiago
Santa María
El Salvador
San Juan
El Pilar
Iglesia de Santiago Actual Museo de Arte Sacro, templo del Siglo XII, de estilo románico en mampostería, hoy enfoscada, construido en lo que fue Plaza Mayor de la antigua Villa de Béjar. Sus muros fueron levantados a principios del siglo XIII, en pleno periodo de repoblación. La dedicación de esta primera iglesia al Apóstol Santiago era costumbre habitual en los núcleos recién fundados o repoblados. El edificio mantiene aún el aire románico de su construcción. De pequeñas proporciones, la iglesia consta de un pequeño ábside de planta semicircular construido en ladrillo y de una única nave rectangular de gruesos muros de granito, torre de sección cuadrada, adosada al presbiterio y recrecida posteriormente, durante el proceso de reducción parroquial de 1568. La distribución espacial de la única nave del templo viene dada por los elementos verticales de madera sobre basas en piedra de sección cuadrada, que sirven de sostén a las vigas de la techumbre que cubre por entero la construcción y que dan sensación de división de espacio, a la vez que otorga al edificio un cierto aire rural. El eje visual dirige las miradas hacia el presbiterio, que se desarrolla a partir de un arco triunfal de sección apuntada realizado en piedra arenisca blanquecina de perfil ligeramente irregular. Alberga en su interior el sepulcro plateresco de Dña. Juana de Carvajal ( 1520 ), procedente de la Iglesia de San Gil, así como sepulturas de nobles familias de la ciudad y tres arcolisios funerarios romáicos de transición, uno de ellos ocupado por un magnifico Cristo yacente del siglo XVI, procedente de la Iglesia de San Gil. El tempo estaba bajo la advocación de la Virgen de la Antigua, representada en una tabla de su desaparecido retablo hispano-flamenco, hoy custodiada en la Iglesia de Santa María.
Iglesia de Santa María La Mayor Llamada antiguamente de Media Villa, está considerada matriz del resto de las iglesias de la ciudad. Su ábside y presbiterio son de obra románico-mudejar de ladrillo. El primero con tres filas de arcos semicirculares recuadrados y cornisa de nacela, revistiendo los nueve paños de su superficie exterior, y el segundo, atravesado por tres arcos muy agudos y peraltados, que apoyan la bóveda de cañón. Todo ello construido en época de Alfonso VIII. Más tarde, en tiempos de Alfonso X “El Sabio”, se construyo en su constado una torre de sillería de granito, con cornisa de nacela y grandes arcos apuntados. Fue reformada en el Siglo XVI y muestra las armas de los Zuñiga en el extetior, mecenas de la obra. En el interior cuenta con un retablo de la Asunción de Nuestra Señora de 1622 a 1640, obra de los ensambladores Andrés de Paz y Francisco Hernández y del escultor Pedro Hernández, de estilo Barroco. Se conservan en su interior otros retablos de interés, como el del Resucitado, el del Sagrado Corazón, el de la Virgen de la Misericordia, el de Santa Teresa o el del Cristo de la Consolación. Posee imágenes de una virgen del siglo XVI, un grupo escultórico en tamaño natural de la Virgen de las Angustias (del último Barroco en su transición al Neoclasico, siglo XVIII), una hornacina con decoración que contiene la figura orante de un presbítero con casulla, el Lienciado Castañares, cura de esta iglesia en el siglo XVI. Otras tallas de interés son el Nazareno (procedente del antiguo convento de dominicas o convento de la Piedad), el Cristo amarrado a la columna (siglo XVIII), la escultura orante del licenciado Pedro Hernández de Castañares, el Cristo de la Consolación (siglo XVII), San Blas (siglo XVII), el Resucitado (siglo XVIII) y el relieve de San Cosme y San Damián. Son lienzos destacables el Santiago Matamoros, San Francisco Javier (siglo XVII), Virgen del Puerto, Ecce Homo (que estuvo hasta 1703 en la desaparecida iglesia de San Ándrés) y los dos Desposorios místicos de Santa Rosa de Lima (dos cuadros del mismo tema en la nave central y en la sacristía, de probable procedencia conventual) La iglesia de Santa María es sede de La Hermandad de Jesús Nazareno y Nuestra Señora de las Angustias.
Iglesia de El Salvador Sin duda una de las mejor ubicadas, situada en el centro de la Plaza Mayor y construida entre finales del siglo XII y principios del XIII, es de estilo gótico. Destacan su majestuoso ábside en sillares graníticos, las portadas de acceso al templo y el primer cuerpo del campanario. En 1568, tras el proceso de Reducción parroquial, se amplía la nave de la iglesia y se configura como un espacio diáfano, dividido en tres naves a través de dos grandes arcos escarzanos que cubren la distancia entre el coro y la capilla mayor, obra del maestro cantero Diego de Torres. Ya de principios del siglo XVII son la construcción del sotocoro y del coro, además del segundo cuerpo del campanario trazados por Pedro Hernández de Cogollos. La sacristía y el adorno interior de la iglesia pertenecen al siglo XVIII, aunque lamentablemente este último, que hacía de este templo el más bello de Béjar, sucumbió en un terrible incendio en febrero de 1936. Reconstruida en los años 40 y remodelada dos veces (una en los años 60 y otra acabada 2009), destaca de entre su patrimonio mueble el Cristo de las Victorias del artista bejarano Francisco González Macías y su reinstalado púlpito de trono renacentista. La iglesia de El Salvador es sede de la Seráfica Hermandad del Divino Salvador en su Pasión y Nuestra Madre Dolorosa.
Iglesia de San Juan Bautista Pertenece al estilo románico de transición del que se han conservado el ábside, las portadas y la torre- campanario. En 1568, tras el proceso de Reducción parroquial, se amplía la pequeña iglesia medieval, configurándose el espacio a través de amplios arcos diafragma que descansan sobre ménsulas graníticas decoradas. De esta época es la magnífica techumbre de madera casetonada renacentista, decorada con florones dorados. De principios del siglo XVII datan el sepulcro en piedra del canónigo bejarano don Bartolomé López Dávila, promotor y mecenas de los dos altares laterales, también en piedra, y del coro. Asimismo de las mismas fechas es la capilla funeraria de los Muñoz de Aguilar, adornada por un lienzo fechado en 1629, obra de Bartolomé Román. Del siglo XVIII destacan los Bustos del Ecce Homo y de La Dolorosa (esta última formó parte de la exposición de Las Edades del Hombre de Soria 2009), el retablo restaurado de la Virgen del Carmen, el San Francisco de Asís procedente del convento desamortizado de San Francisco y la tribuna del órgano. Repartidos por los muros del templo cuelgan lienzos de varios tamaños y estilos de los que destaca el San Francisco Javier regalado por la duquesa de Béjar en 1726 y La Virgen y San José adorando al Niño, atribuible al pintor Bartolomé Román (recientemente restaurado por los talleres de Las Edades del Hombre). La parroquia de San Juan Bautista es la sede de la Cofradía de la Santa Vera Cruz.
Iglesia de El Pilar Construida entre los años 70 y 80, sobrevuela majestuoso el monte de Los Pinos. Fue construida a iniciativa del bejarano Emilio Muñoz García. El arquitecto fue el bejarano Tomás Rodríguez Rodríguez. Destaca por su esbeltez y traza. Es de estilo neo-románico italiano, tomando como modelo la iglesia románico-lombarda de San Zenón de Verona (Italia). La construcción es de ladrillo revestido de placas de piedra. Su torre está separada de la nave, comunicándose con ésta por medio de un pasadizo volado. El interior dispone de una gran nave y un amplio coro. El presbiterio posee unas vidrieras policromadas de hermosa realización. Son destacables los mosaicos que decoran el interior de la iglesia, en especial los de la cabecera. En la labor escultórica participó el artista bejarano Jose Antonio Paso Manzano, de quien es el relieve de la aparición de la Virgen, y el turolense Francisco Rallo Lahoz, de quien es la escultura de la Virgen del Pilar (1965) cerca del altar mayor. En la sacristía se conserva un Crucificado de Mateo Hernández.