Béjar Monumental
Béjar Cultural
Béjar Activa
 La fundación de Béjar data de la época de la Repoblación, inmediatamente posterior a la dominación musulmana de la Península, pero la presencia de asentamientos humanos en el lugar tiene orígenes mucho más remotos como atestigua el descubrimiento de una estela funeraria romana en las cercanías del actual casco urbano. Desde 1485 los Zúñiga, antiguos señores de Béjar, pasaron a convertirse en duques, durando su férreo dominio feudal hasta entrado el siglo XIX. A ellos debemos alguna de las muestras arquitectónicas más sugerentes y simbólicas, como el Palacio Ducal, el convento de San Francisco o la villa renacentista de El Bosque. La antigua tradición artesanal textil, que había sido mejorada con la traída en 1691 de maestros flamencos de la tejeduría fina, pasa a convertirse en industria, y ésta en eje comercial, social y económico de la ciudad. ver historia completa